Logotipo de la tienda
0 ver carrito
Volver
La importancia de limpiar las lámparas

06 | 11 | 2013

La importancia de limpiar las lámparas

Las lámparas son elementos fundamentales en nuestra casa. Las utilizamos continuamente pero a menudo nos olvidamos de ellas a la hora limpiar el hogar.

Sin embargo, mantener las lámparas limpias resulta imprescindible si queremos conservarlas en buen estado y alargar su vida sin perder luminosidad por la acumulación de suciedad. A continuación te damos algunos consejos para que esta tarea te resulte más fácil.

 

ANTES DE LIMPIAR LAS LAMPARAS

En primer lugar y para evitar accidentes, antes de manipular cualquier lámpara debes asegurarte de que está desconectada y que las bombillas están frías. Para alcanzar las lámparas de techo utiliza una escalera en vez de una silla o un taburete.

 

 

COMO LIMPIAR LAS BOMBILLAS

Cada tipo de bombilla requiere una limpieza específica. Las bombillas fluorescentes e incandescentes se limpian fácilmente con un paño impregnado en alcohol de quemar. Las bombillas halógenas no se pueden tocar con los dedos ya que la grasa de la piel daña su superficie y se funden con facilidad. Para manipularlas emplea unos guantes finos y pasa un paño seco de algodón para quitar el polvo.

 

 

COMO LIMPIAR LAS LÁMPARAS DE CRISTAL

Las lámparas de cristal se limpian sin problemas con un paño humedecido en una mezcla de agua templada con amoniaco.

 

Para desprender la suciedad de las lámparas de la cocina utiliza un producto quitagrasa. Aclara y seca con un paño limpio que no deje pelusa. Las tulipas se pueden desmontar y lavar con agua templada y unas gotas de lavavajillas. Sécalas bien antes de volverlas a montar.  Para facilitar la limpieza de las lámparas con adornos colgantes de cristal pulveriza con una mezcla de agua bien caliente y amoniaco. Aclara con agua templada y deja que se seque antes de encender. Evita que la suciedad caiga al suelo colocando unos periódicos debajo antes de comenzar.

 

COMO LIMPIAR LAS  LÁMPARAS DE PANTALLA

Las pantallas de tejidos rugosos, como la arpillera, se limpian muy bien pasando el aspirador. Si la tela es fina (por ejemplo, seda) emplea un cepillo muy suave dando pasadas de arriba a abajo por toda la superficie. Si están muy sucias o tienen manchas aplica previamente una espuma para limpieza en seco. Las pantallas de papel no se deben mojar. Tan solo hay que pasar un paño seco o el aspirador. Si tienen manchas, aplica un poco de polvos de talco y cepilla con suavidad. Las pantallas o tulipas de pergamino se frotan con un trapo ligeramente humedecido con agua y una pizca de detergente para ropa delicada. Añadiendo a la mezcla unas gotas de cera líquida recuperarán su brillo natural.

 

PARA FINALIZAR

Realiza esta tarea al menos una vez al mes. Las lámparas acumulan mucha suciedad ya que el calor que emiten hace que el polvo y la grasa se fijen en ellas con facilidad, lo que afecta a su capacidad de iluminación Síguenos en Facebook, Twitter y Google+!

 

Artículos Relacionados:

Las 5 claves para garantizar una buena iluminación en el hogar

La importancia de la iluminación en el dormitorio