Logotipo de la tienda
0 ver carrito
Volver
Qué lámpara comprar para estudiar

02 | 07 | 2018

Qué lámpara comprar para estudiar

Las lámparas de escritorio deben iluminar de manera homogénea y con la temperatura adecuada para favorecer la lectura y la concentración sin forzar la vista. La mayor parte de lámparas de sobremesa pensadas para estudiar son flexos. Los flexos tienen dos ventajas como lámparas de escritorio: proporcionan iluminación focal directa sobre la mesa y se pueden orientar hacia donde se necesita.

En este artículo vamos a ver qué elementos son importantes a la hora de comprar lámparas para estudiar.

 

ORIENTABLES Y FLEXIBLE 

 

Busca en tu tienda de lámparas un modelo que tenga una estructura con brazo articulado. Los mejores son los que tienen varios puntos por los que se pueda doblar la lámpara. De esta forma, podrás colocarla a la altura y a la distancia correcta para que no deslumbre.

 

TEMPERATURA DE LA LUZ

 

La luz tiene temperatura. La temperatura se indica en grados Kelvin (K) y se aprecia en el color del haz luminoso al proyectarlos sobre una superficie blanca. Las temperaturas básicas son fría (más blanca), neutra y cálida (más amarilla). Lo idóneo para las lámparas de escritorio es que tengan una luz neutra o fría, entre 4.000º K y 5.000º K, porque favorecen la concentración y no cansan la vista.
 

ÍNDICE DE REPRODUCCIÓN CROMÁTICA 

 

El Índice de Reproducción Cromática (CRI) es una medida para determinar la capacidad de la luz para no alterar la percepción de los colores. El CRI tiene un rango de 0 a 100. Cuanto mayor es el CRI de una fuente de luz, mejor es la reproducción del color.

 

LA INTENSIDAD E LA LUZ 

 

El último aspecto que debes tener en cuenta al comprar lámparas de escritorio es la intensidad de la luz. En las lámparas tradicionales, la cantidad de luz se medía en forma de potencia. En la actualidad, las lámparas de bajo consumo y LED se miden en lux, es decir, en lúmenes por metro cuadrado.

Una lámpara de estudio debe tener una cantidad suficiente de lux para iluminar la superficie de trabajo pero sin deslumbrar. Según los expertos, para conseguir una luz que permita iluminar bien el escritorio la lámpara debe tener entre 400 y 500 lux.

 

CONSEJOS FINALES PARA COMPRAR LÁMPARAS DE ESCRITORIO 

 

Una lámpara de sobremesa pensada para estudiar debe iluminar desde arriba y por un lado evitando crear zonas con sombra. Por tanto, se debe colocar siempre en el lado contrario a la mano con la que se escribe. En el caso de las personas diestras, la luz debe llegar por encima del hombro izquierdo; al contrario en el caso de las personas zurdas.


Por último, las lámparas de escritorio no deben ser el único punto de luz de la habitación, ya que el contraste entre oscuridad y claridad puede producir deslumbramientos y reflejos. Así, pues, conviene tener siempre una luz de apoyo para evitar el cansancio ocular.

 

Si te ha gustado este post sobre "Qué lámpara comprar para estudiar", seguramente te interesará...