Logotipo de la tienda
0 ver carrito
Volver
El edificio que alberga nuestra tienda de lámparas en Barcelona tiene historia

12 | 01 | 2017

El edificio que alberga nuestra tienda de lámparas en Barcelona tiene historia

Estamos familiarizados con los grandes rascacielos que dominan las vistas de grandes ciudades a lo largo y ancho del mundo, como Nueva York, Kuala Lumpur o Dubai. En Barcelona la Torre Agbar y la Sagrada Familia, por citar solo dos ejemplos, han modificado el skyline de nuestra ciudad en las últimas décadas.

Sin embargo, podemos sentirnos orgullosos de grandes edificios que, aunque no sean tan altos en la actualidad, sí lo fueron en su día. Edificios que, con casi un siglo de existencia, supusieron la vanguardia de la arquitectura española y aun hoy mantienen todo su esplendor.

 

EL QUE FUE EL EDIFICIO MÁS ALTO DE BARCELONA AHORA ALBERGA UNA TIENDA DE LÁMPARAS

Es el caso del edificio que alberga nuestra tienda de lámparas en Barcelona (La Casa de las Lámparas - Abelux) y que es conocido popularmente como el edificio Abelux, precisamente por este hecho. Su verdadero nombre es Edificio Fàbregas y fue el primer rascacielos de Barcelona, dominando, en plena posguerra, el cielo de la ciudad.

Varias décadas después, aquí es donde sigue nuestra tienda de iluminación en Barcelona, en el bajo de un edificio de quince plantas que fue en su día el más alto de la ciudad. En 1944 se inauguró el Abelux, una obra del arquitecto Luis Gutiérrez Soto, que ya era conocido por sus importantes proyectos realizados en Madrid, de donde era originario. Algunas de las obras que construyó en la capital fueron el antiguo Ministerio del Aire, el Cine Callao y el Museo Chicote.

 

LA IMPORTANCIA Y POPULARIDAD DEL "RASCACIELOS" ABELUX

Lo que en su día fue una obra monumental, pensemos que España acababa de salir de una horrible guerra y que los medios humanos y técnicos eran escasos, hoy día puede que tenga el honor de ser tan solo el rascacielos más pequeño del mundo.

En la confluencia de las calles Jonqueres y Trafalgar se alza, elegante y sobrio, este edificio que durante mucho tiempo se ganó la denominación de rascacielos, aunque esta expresión referida al Abelux nos produzca hoy día una sonrisa nostálgica. Su nombre popular se extendió precisamente por la publicidad del establecimiento que albergaba, el nuestro, el comercio de referencia de muchos barceloneses que querían comprar una lámpara.

A principios de los años 30 tan solo había en España dos rascacielos, el edificio de Telefónica y el Palacio de Prensa, ambos en Madrid. Barcelona no podía quedarse atrás en su expresión de modernidad, por lo que se inició el proyecto del edificio Fàbregas, que fue bautizado con el nombre de su primer propietario. La Guerra Civil interrumpió las obras, que tuvieron que ser paralizadas hasta el final del conflicto.
En 1944 la obra se pudo finalizar y supuso una noticia esperanzadora sobre un futuro mejor en la ciudad tan marcada por la guerra como Barcelona. Su estilo se enmarcó dentro del Art Decó, siguiendo las tendencias arquitectónicas de la época.

A partir de los años 60, con la prosperidad y la flexibilización de la legislación que regulaba los edificios de altura, comenzaron a proliferar rascacielos por toda la ciudad hasta convertir al edificio Fàbregas en uno más. Sin embargo, todavía quedan algunas personas que aquellos años en los que fue el coloso de Barcelona.

 

ABELUX Y LA CASA DE LAS LÁMPARAS

Ahora, y muchos años después, nuestra tienda de iluminación en Barcelona llamada como el propio edificio que alberga ya se ha instaurado como líder en iluminación en Barcelona, consiguiendo consolidar la venta de lámparas bajo la marca La Casa de las Lámparas, ofreciendo a todos los barceloneses y catalanes la posibilidad de comprar en cinco tiendas:

 

Un edificio emblemático y protegido perfecto para albergar lámparas de diseño, de todos los estilos para liderar el mercado de la iluminación en Barcelona y el mercado online.