Logotipo de la tienda
0 ver carrito
Volver
La importancia de la iluminación en el dormitorio

13 | 06 | 2013

La importancia de la iluminación en el dormitorio

 

Muchas veces se pasa por alto el tema de la iluminación en el dormitorio. Se yerra cuando se piensa en esta habitación como un lugar únicamente destinado para descansar por la noche. Se debe recordar, entonces, que en este recinto de la casa también se lee y uno se viste o se arregla mirándose al espejo, del tocador o del armario. Por tanto, la luz resulta esencial, tanto si es de día como de noche. Sí es cierto que el ambiente del dormitorio invita a un clima tranquilo con una iluminación tenue, pero una buena luz es necesaria para casos concretos.

 

Si se desea leer (algo muy habitual) por la noche, la socorrida lamparita de mesilla es ideal. Sin embargo, cuando se precisa una mayor iluminación, lo mejor son las lámparas de techo. Seguro que encontrará una a la medida de sus necesidades y acorde con el estilo de la decoración en www.abelux.es. Las hay muy bonitas, de colores cálidos o neutros, o siempre se puede recurrir a las arañas más clásicas. También se puede optar por el toque oriental o esencial y reducir toda la parafernalia a su más mínima expresión. El dormitorio posee la ventaja de que permite desarrollar ampliamente la imaginación, a diferencia de otras estancias de la vivienda.

 

Sin embargo, se puede decir que existen unas reglas no escritas en lo que respecta a una buena iluminación en un dormitorio. Así, se habla de unos 50 luxes para la habitación en general y de unos 200 para los cabeceros. Si lo que abundan son los colores cálidos, se deben evitar luces halógenas o incandescentes. En este sentido, el de la lógica, es igualmente importante distribuir bien los interruptores. Nada más entrar a la alcoba, debe haber uno cerca de la puerta. Se puede rematar la iluminación con una específica para resaltar algún aspecto determinado.

 

Algún que otro truco consiste en, para evitar los contrastes de luz, situar una luminaria por debajo de algún objeto que se encuentre sobre el respaldo, como un cuadro o un espejo. Los apliques son muy útiles porque permiten enfocar la luz, sobre todo si el dormitorio está constituido por dos camas. Si también tiene televisor, se recomienda una luz suave mientras se esté viendo. En otro orden de cosas, tenga en cuenta que el armario es un punto estratégico. Por ello, no deben existir sombras en esta zona. Se puede valer de los espejos para reflejar la luz.